Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Sigue nuestro canal YouTube  
 
 
 
 
 
 

Atún enlatado sin la lata, una opción sana y práctica

 
Tu Salud Vascular prevención de Várices y Enfermedades Cardiovasculares
Para nadie es un secreto que el atún enlatado es un salvavidas para comidas rápidas, momentos de emergencia y recetas de ensaladas o salsas improvisadas; su bajo costo, practicidad y fácil manejo lo hacen un elemento fijo en las alacenas de casi cualquier hogar pero tras esa practicidad se esconde un secreto que quizás no sea tan agradable: conservantes, grandes cantidades de sodio (en forma de sal común o glutamato monosódico) y el riesgo de contacto del alimento con el metal en caso que la lata estuviese golpeadas o en mal estado.

Consumir una o dos latas de atún sin duda no representa un riesgo para la salud pero si se hecha mano de este recurso con frecuencia quizás no estemos teniendo una dieta tan sana como pensamos; ante esta situación muchos quizás quieran proscribir al atún en conserva (que es realmente como viene el atún enlatado) de su dieta pero por fortuna eso no tiene porque ser así; la técnica de preparación de conservas de atún es sencilla, requiere pocos ingredientes y a largo plazo resulta más económica que el atún enlatado, sólo hay que tomar una mañana de tiempo para ponerse manos a la obra y preparar nuestro atún que en lugar de enlatado estará envasado en frascos de vidrio, listo para ser usado para todas las preparaciones que se puedan imaginar.

¿Por qué no probarlo?
Ingredientes

- Atún fresco
- Sal marina gruesa
- Aceite de oliva de virgen o extravirgen
- Frascos de vidrio con tapa metálica de rosca o media rosca, bien limpios y secos


Preparación

Lo primero limpiar bien de espinas y la parte roja de la carne.

Ponemos una cazuela con bastante agua al fuego, salar el agua con una proporción de 70g de sal gruesa por litro de agua. dejamos que el agua comience a burbujear e introducimos el atún; cuando el agua vuelva a comenzar a hervir, apagamos el fuego, tapamos con la tapadera y dejamos reposar 20 minutos. (se puede bajar la cantidad de sal incluso a 30 gramos por litro)

Pasado éste tiempo, sacamos con cuidado los trozos de atún y lo dejamos escurrir muy bien. Los secamos con un paño seco y listos para evasar.

Listos para preparar los frascos de conserva; lo primero que introducimos en el frasco es el aceite. Es importante que no nos quede ningún espacio libre, donde pudiera quedar aire.

Una vez añadido el aceite ( un dedo de grosor, la primera capa) empezamos a colocar el atún ya escurrido y seco. A medida que colocamos el atún vamos añadiendo más aceite, así hasta completar el envase.

Es importante que dejemos un espacio de entre 1 cm de la boca del frasco y la última capa de aceite.

Dejar reposar un rato y quitar con la punta de un cuchillo plano, las posibles burbujas de aire que haya quedado en el fondo o paredes, volviendo a añadir aceite en caso de ser necesario.

Cerramos muy bien los potes y los colocamos en una cazuela, al que previamente le hemos puesto un trapo en el fondo para evitar que con el hervor los botes se puedad romper. Llenar de agua hasta 2 cm por debajo de las tapas y dejamos hervir durante 40 minutos. Una vez transcurrido el tiempo, dejar enfriar dentro del agua.

A continuación guardar la conserva en un sitio fresco, seco y con poca luz, por lo menos durante 2 meses.